Boletín de la reunion nº 3625

Volver

 

A�O XLIII
N� 2055
LA REUNION DE HOY:
3625
Asistencia total:
87
Socios del Club:
82
Socios Honorarios:
0
Invitados del club:
4
Invitados de Socios:
1
Represent. de otros clubes:
1

Programa Izamiento de banderas Informe de secretar�a Disertaci�n a cargo del Dr. Gerardo Ancarola sobre �A tres a�os del bicentenario� Izamiento de banderas

  • Argentina: Dr. Gerardo Ancarola
  • Rotaria: Oscar Vezzani

Informe de secretar�a Mis amigos: En el d�a de hoy tenemos el placer de recibir en nuestra tribuna al Dr. Gerardo Ancarola. Representando al Gobernador de Distrito: Roberto Freyre, secretario y el EGD 99/2000 Roberto Figueredo. Representando a otro club: Roberto Chazarreta, de R.C.R. Sarmiento Noticias de nuestros socios

  • El d�a 2 de mayo disert� en R.C.R. Parque: Angel Girardi sobre �M�s mercado y mejor recuerdo�.
  • Ra�l Fern�ndez Milani particip� desde el 22 al� 28 de abril como Delegado del Distrito 4880 en� el Consejo de Legislaci�n.
  • Anoche asisti� Roberto Ferrari-Gino a R.C.R. Sud en reuni�n conjunta con R.C.R. Centenario.
  • Tambi�n anoche disert� en R.C. de Casilda Carlos Aletta de Sylvas sobre �El libro y su relaci�n con el Rotary Club�, en reuni�n conjunta con R.C.R. Oeste
  • La semana pasada la Srta. Mar�a Julia, nieta de nuestros amigos Graciela y Ra�l Fern�ndez Milani, se recibi� de Contadora P�blica.
  • Una vez m�s la noticia m�s linda que puedo darles.� El 3 de mayo naci� Est�fano, primer nieto de nuestros amigos Silvia y Rogelio Boggino.

Comit� de Desarrollo Humano Nos es muy grato informarles que hemos recibido de Swift Armour la donaci�n de 4 computadoras completas y de parte de San Crist�bal Seguros computadoras e impresoras para ser distribuidas por nuestro club al Centro de Alfabetizaci�n y a otras instituciones. Una vez m�s muchas gracias por tan importante aporte que nos ayuda a trascender en la comunidad. Bolet�n Dado que por error se omiti� imprimir la �ltima parte del bolet�n que recibi�ramos de la reuni�n del 2 de mayo, el mismo se remite completo a los socios con este env�o. Ahora invito a los Representantes del Gobernador, a que nos informar�n sobre la Conferencia de Distrito. Roberto Freyre: Es un gusto estar con ustedes; venimos a invitarlos para la Conferencia de Distrito. Este club es nuestro club padrino, por lo cual nos es grato estar ac� e incentivarlos para que asistan a la Conferencia que es el d�a 18 y 19 de mayo. A continuaci�n les detallamos el programa:

VIERNES:  
 
  • 18:30 hs.: Inscripci�n
  • 19:00 hs.: Apertura
  • 20:30 hs.: Coral de las Espigas
  • 21:00 hs.: Degustaci�n de vinos y fiambres
   
SABADO  
 
  • 9:00 hs.: Apertura
  Desarrollo
  - Merecido premio al Dr. Carra (de R.C. Rosario Norte) "Dar de s� antes de pensar en s�". - Homenaje a socios fallecidos en el per�odo. - Panel de clubes eficaces a cargo de Juan Pedro Torroba de R.C. Sta. Rosa La Pampa. - Testimonio de clubes eficaces en las �reas:
  • Aumento n�mero de socios
  • Becas estudiantiles
  • La Fundaci�n Rotaria
- Conozcamos al Distrito 4960 (con quienes compartiremos el Distrito 4940 2008/2009) - I.G.E. e� Intercambio J�venes (Australia y Brasil). - Almuerzo - Por la Tarde
  • "La guerra del agua", a cargo del Gobernador 2007/2008 Dante Bazano
  • "Hambre y salud", a cargo del socio de R.C. Las Parejas Eloy Baigorr�, se referir� a sus viajes como voluntario a Zimbawe, Amazonas boliviano y Sry Lanka.
  • La Fundaci�n Rotaria
    • Voluntarios de Rotary International
    • Subvenciones: Exposiciones de clubes
    • Reconocimientos Paul Harris
  • Ant�rtida y Medio Ambiente:
- Exposici�n del Sr. Ricardo Ceppi, integrante de la 1er. misi�n. Condecorado en 16 oportunidades por este motivo. - SORTEO:
  • Un fin de semana para dos personas con desayuno y� $ 200 para gastos, en el Hotel "Portal del Lago" - Villa Carlos Paz.
CENA: de gala y baile.
  Programa Para las Ruedas S�bado 14:00 hs.
  • Alcances de la sociedad conyugal
    • �Uds. conocen el alcance de la sociedad conyugal?
    • Respecto de los bienes propios, los bienes gananciales y de familia.
- Exposici�n a cargo de la Escribana Graciela Pelosso, en el Consejo Prof.� de� Cs.� Econ�micas, Alvear 641 (A una cuadra de la conferencia) 16:00 hs.
  • Sorteos: de Biblioteca, de la Obra Comunitaria, Paul Harris
  • Proyecci�n en Power-Point del trabajo de las Ruedas del Distrito 4880
El �xito de la XXXVII Conferencia de nuestro Distrito depender� de la asistencia y la buena disposici�n de cada uno de ustedes. PREINSCRIPCION: Se puede realizar en el sitio:�� www.rotaryvt.org.ar Los esperamos. Gracias por la atenci�n.

Presentaci�n del disertante por Carlos Aletta de Sylvas Amigos, buenas tardes. Hoy ocupa la tribuna de nuestro querido club, el Dr. Gerardo Ancarola. Es abogado recibido en la Universidad de Buenos Aires (UBA) donde obtuvo tambi�n el doctorado con tesis calificada de sobresaliente. Miembro de n�mero de la Academia Nacional de Ciencias Morrales y Pol�ticas y correspondiente de la Real Academia� espa�ola del mismo nombre. Actualmente dicta cursos de postgrado y de doctorado en la Universidad de Buenos Aires y en la del Museo Social Argentino. Fue tambi�n profesor de grado en dichas universidades y en las de Belgrano y El Salvador, como asimismo en universidades extranjeras. Es autor de libros y ensayos sobre temas de su especialidad (el derecho pol�tico y la filosof�a pol�tica), escribiendo adem�s habitualmente notas y art�culos en diarios y revistas del pa�s y del exterior. Durante m�s de veinte a�os estuvo vinculado al diario LA PRENSA de Buenos Aires, donde se desempe�� como abogado, como editorialista, jefe de editoriales y director, hasta 1997 en que dej� de pertenecer al referido matutino. Fue director durante una d�cada de la Revista del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires. Actualmente dirige "Foro Pol�tico" y "Cuadernos Orteguianos" de la Instituci�n Jos� Ortega y Gasset. En el a�o 2003, el Rotary Club de Buenos Aires le otorg� el premio "Laurel de Plata a la personalidad del a�o" en el rubro periodismo. Palabras del disertante Muchas gracias por haberme invitado a estar con ustedes, en este Club donde ya estuve en dos o tres oportunidades. Agradezco en primer lugar a sus autoridades; a las se�oras rotarias (es una gran sorpresa porque es la primera vez que veo socias rotarias) y a todo el resto de los rotarios. Es una satisfacci�n estar en un almuerzo rotario, en esta instituci�n, donde en varias partes del pa�s, he ocupado sus tribunas, por la jerarqu�a que ella tiene y por la libertad con que puedo explayarme. El t�tulo que eleg� �A tres a�os del segundo centenario�, es un t�tulo con sabor period�stico. De lo que voy a hablar es de la proximidad del segundo centenario de la Revoluci�n de Mayo, que es la gran revoluci�n argentina en este mes en que la recordamos. �Los pa�ses celebran su centenario?. �Cu�ndo se empez� a celebrar centenarios?. En realidad el primer pa�s que celebr� el centenario en el mundo fueron los Estados Unidos, porque en 1776 invent� genialmente una nueva forma de Estado, que es la democracia representativa, republicana y federal. Hay que entender lo que era un mundo donde todas eran monarqu�as; los americanos dise�an una nueva forma de Estado. Este hecho cambi� los ejes pol�ticos del mundo. Por eso cuando en 1876 se cumplieron los primeros cien a�os, se lo celebr�. Esta celebraci�n estuvo rodeada de grandes actos; por ejemplo: Francia le don� la Estatua de la Libertad a Nueva York; en Argentina Sarmiento escribi� una serie de art�culos en el diario El Nacional. Mientras tanto, en ese mismo siglo XX, hubo otro hecho may�sculo, que fue la independencia de los pa�ses que conformaban el Imperio Espa�ol, que adoptaron formas pol�ticas imitadas (de alguna manera) a los Estados Unidos con el deseo de alcanzar una democracia plena; cosa que como sabemos no siempre en toda Am�rica la hemos alcanzado. Hemos tenido tropiezos y seguimos teniendo tropiezos. De todas las naciones que se independizaron, el caso m�s singular fue el de la Argentina. Yo� hago estas reflexiones sobre lo que fuimos porque sigo creyendo que cuando alguien fue, puede tambi�n volver a ser. Al comenzar el siglo XIX, el siglo de nuestra independencia, en realidad nuestro pa�s (no hay cifras muy concretas) solo representaba el� tres por ciento de la riqueza de todo el Continente Latinoamericano (es decir las colonias espa�olas).No �ramos pues nada. En t�rminos estrictamente poblacionales a�n �ramos menos. Chile y Bolivia ten�an dos veces m�s poblaci�n que nosotros; Per� siete veces m�s; Brasil diez veces m�s; y M�xico (que era el m�s poderoso) veinticinco veces m�s; es decir, en 1810 pr�cticamente no exist�amos, �ramos los m�s pobres del Continente Latinoamericano. Lo notable es que desde esa posici�n pegamos un salto en cien a�os sencillamente excepcional. En 1910 (cuando celebramos el Centenario) la riqueza de la Argentina era la mitad de toda la riqueza de los pa�ses latinoamericanos, desde Brasil hasta M�xico. Eramos la s�ptima potencia exportadora del mundo; represent�bamos el ocho por ciento del comercio mundial y se nos consideraba entre las doce primeras econom�as del planeta. �Qu� hab�a pasado? �Por qu� ning�n economista, ning�n historiador, ning�n viajero hab�a previsto un despegue tan formidable? �Qu� hab�a pasado?. Por lo pronto, ya entre 1880 y 1910 hab�amos llegado a una extraordinaria prosperidad y asimilaci�n de inmigrantes. A tal punto que hace poco tiempo un amigo m�o me mostr� un diccionario en espa�ol impreso en 1916 en Espa�a, donde cuando uno busca Argentina, en la descripci�n termina diciendo lo siguiente: �Es tal el desarrollo entre 1880 y 1910 que los pr�ximos a�os la Argentina alcanzar� o superar� a los Estados Unidos de Am�rica�. D�as pasados, cuando di una conferencia y expres� esto (lo que le� en el diccionario) un oyente que estaba presente se par� y me dijo: �yo fui funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo y ah� conoc� a Brzezinski (el asesor de Carter) quien dijo p�blicamente que �l hab�a quedado tan fascinado con el despegue argentino que hab�a escrito un trabajo demostrando que entre 1910 y 1920 la Argentina hab�a superado en crecimiento a Estados Unidos�. �Por qu� pas� esto?. Porque los pueblos (hay que tenerlo bien presente) no avanzan por m�s inteligentes que sean por s� solos, no se conoce una potencia que avance por el pueblo por s� solo; los pueblos avanzan cuando tienen clases dirigentes aptas e inteligentes, o cuando tienen, lo que Ortega llamaba �minor�as en�rgicas�, que tomen el poder. La Argentina tuvo dos generaciones �nicas en todo el Continente Americano, (incluyendo a Estados Unidos) que fueron la generaci�n del 37 y la generaci�n del 80. La generaci�n del 37 tuvo dos figuras excepcionales, que si hubieran estado en Europa hubieran brillado como las grandes mentalidades europeas del Siglo XIX: Domingo Faustino Sarmiento (sencillamente un genio) y Juan Bautista Alberdi (la cabeza jur�dico-institucional m�s grande del continente). La segunda generaci�n, la del 80, es la que pone en marcha los planes de la generaci�n del 37. Por si todo esto fuera poco tuvimos una explosi�n demogr�fica �nica, solo comparable a la de Estados Unidos. A tal punto que se vaticinaba que en el Siglo XX (que acaba de pasar) Sarmiento dec�a que la Argentina tendr�a cien millones de habitantes; para Roca, que era m�s realista, �bamos a llegar a cincuenta millones; s�lo, estamos en treinta y siete millones. Adem�s de eso, debo recordar que las dos palancas de la transformaci�n eran frente al desierto la idea de Alberdi de gobernar es poblar; y frente a la espantosa ignorancia en estas tierras, la de Sarmiento que era educar al soberano. Por eso no pod�a extra�ar que los visitantes que vinieron en 1910 a la Argentina quedaron deslumbrados, que destacaban siempre algo que sigue teniendo la sociedad argentina, que son valores que hay que mantener rescatados; en primer lugar la capilaridad social, la Argentina se asciende en posiciones sociales con una facilidad s�lo comparable a los Estados Unidos. Adem�s lo incre�ble que era y sigue siendo la ciudad de Buenos Aires (yo no soy porte�o, soy entrerriano), realmente un milagro por la nobleza en su edificaci�n, por su cultura, por su desarrollo poblacional. Cuando vino Ortega a Buenos Aires dijo: �Esta es la ciudad m�s europea de Europa��; porque el sesenta por ciento de los habitantes eran europeos, hab�a m�s italianos que en Roma y m�s espa�oles que en Madrid. Una formidable definici�n que a m� me gusta repetir tambi�n es la de Andr� Malraux, cuando vino hace cuarenta a�os a Buenos Aires, la vio qued� deslumbrado y dijo: �Esta es la capital de un gran imperio que nunca existi��� Ahora en esa misma �poca Rosario tambi�n tuvo un desarrollo notable. En 1810 hab�a cuatrocientos habitantes; en 1852 (cuando cae Rosas) tres mil habitantes; en 1858, nueve mil setecientos veinticinco; en 1887, cincuenta mil; en 1895, noventa mil; en ocho a�os Rosario aument� el cincuenta por ciento la poblaci�n, un caso �nico, eran las oleadas inmigratorias. En 1900 hab�a ciento doce mil doscientos ochenta y seis habitantes y en 1926 eran casi doscientos mil habitantes. En 1910 era Rosario la segunda ciudad del pa�s. Pero este envi�n que ten�a la Argentina, empieza a deteriorarse en el Siglo XX. Comenzaron a aparecer peligrosos deterioros desde el punto de vista econ�mico, moral e intelectual. Les dije que ten�amos el cincuenta por ciento de la riqueza de Am�rica Latina en el a�o 1910, en 1930 era un tercio. Pero igual duplic�bamos a la de M�xico y �ramos un veinticinco por ciento superior a la de Brasil. No obstante todo esto, en los a�os cuarenta,� todav�a ten�a la Argentina una situaci�n muy respetable en el escenario mundial y era una naci�n respetada porque hab�amos sido los primeros que salimos de la crisis del 30. En 1940 Sudam�rica ten�a m�s o menos ochenta mil kil�metros de v�a f�rrea: el cincuenta por ciento era Argentina; sobre ochocientos sesenta y un mil aparatos telef�nicos que hab�a en Sudam�rica: la Argentina ten�a la mitad en el pa�s y duplic�bamos a los que ten�a Brasil; hab�a setecientos sesenta y un mil automotores: el cincuenta y ocho por ciento estaba en la Argentina, Brasil s�lo ten�a el veintiuno por ciento; ten�amos la misma renta per c�pita que Gran Breta�a y esto lo dice Jean Francois Revel en uno de sus �ltimos libros. Si en 1940 hubiera habido una reuni�n de los G7 o de los G8 (los que manejan la econom�a mundial), la Argentina ten�a que estar presente. En educaci�n los �xitos fueron sencillamente espectaculares. En 1940 se gastaba el treinta por ciento del presupuesto, Inglaterra s�lo gastaba el once por ciento y Francia s�lo el siete por ciento. Eramos uno de los pa�ses del mundo que gast�bamos m�s en educaci�n. Nuestros profesores secundarios y profesores universitarios, en libras esterlinas (era en ese entonces la moneda de cambio en el mundo) ganaban m�s que en ning�n pa�s del mundo con excepci�n de Estados Unidos. Es decir: era un pa�s de una riqueza extraordinaria y �ramos el �nico pa�s del mundo que gast�bamos en educaci�n el doble que en las Fuerzas Armadas. Yo soy profesor de un curso de doctorado en Brasil, los brasileros viven con el f�tbol en la cabeza; entonces siempre me ironizan, me muestran los cinco dedos por el pentacampeonato�,� yo les levanto la otra mano y les digo: �nosotros tambi�n tenemos cinco�� �cinco qu�?� �cinco Premios Nobel, ustedes no tienen ninguno��. Porque esa educaci�n nos dio tres Premios Nobel en ciencias duras que no lo tiene ning�n pa�s de habla castellana. Despu�s de esto (a�o 40) vino lo que vino� Llam�moslo un �Tsunami� institucional. Hoy representamos el cero cuatro por ciento del comercio mundial (del ocho pasamos al cero cuatro); no podemos compararnos con ninguno de los pa�ses desarrollados. Hay signos alentadores en los �ltimos cuatro a�os sobre el crecimiento, pero tiene que ser sostenido, porque por el contrario en el 2010 vamos a tener m�s o menos el seis o siete por ciento de la riqueza del Continente Latinoamericano y es casi volver a los que est�bamos en 1910. Hicimos pues un retroceso; porque nosotros estamos creciendo mucho ahora, pero est� creciendo todo el mundo, Brasil y Uruguay han crecido m�s o menos a las mismas posiciones que tenemos nosotros. He tratado de sacar una fotograf�a de lo que �ramos en 1810, y de lo que nos est� pasando un poco ahora. No lo digo con el objeto de arruinar la comida, pero quiero aclararles que yo soy un hombre optimista, soy pesimista en algunos juicios, realista en las cosas que les tengo que decir, porque es la verdad, que tengo entendido que la verdad nos har� libres� de manera que con la verdad es la �nica manera que vamos a salir de todo esto. Adem�s porque a pesar de todo en Argentina hay lo que Eduardo Mallea llamaba �la Argentina profunda�, la que no est� en el mundo oficial, la que no aparece p�blicamente pero est� en el fondo de nuestra sociedad donde tenemos condiciones raciales casi �nicas en Am�rica Latina. Adem�s, el hombre argentino es inteligente; y en donde en el campo de la educaci�n, de la cultura, de la ciencias individualmente aparecen personalidades que nos enorgullecen. Por eso a pesar de todo, tengo una gran esperanza porque creo que los pueblos no se suicidan y que tiene que haber un recambio generacional. A veces los estamos viendo, esos recambios generacionales, a trav�s de nuevos dirigentes pol�ticos. Estas reflexiones que he querido hacer hoy es para que nos sirvan para evocar nuestras glorias en este mes de mayo, pero al mismo tiempo para incitarnos a superarnos. Estamos a tres a�os de celebrar los dos siglos de la magna Revoluci�n de Mayo y a nueve a�os de la Independencia. Cuando celebramos esos centenarios los hac�amos en un clima de progreso, de riqueza, de desarrollo econ�mico y de calidad institucional. Hoy eso est�� muy lejos, pero tambi�n lo celebr�bamos con dignidad. Lo que tenemos que hacer todos los argentinos (porque tenemos una obligaci�n moral), diariamente y desde nuestros puestos de trabajo es el esfuerzo de la inteligencia y de la voluntad para volver a poner a la Argentina en el puesto de vanguardia que ten�a en 1910 y en 1916. No creo que sea imposible, vuelvo a decirles que no soy pesimista, pero creo que tenemos que hacerlo todos, en la medida de lo posible. Ese fue el mensaje que quise traerles hoy, en este mediod�a luminoso de oto�o, de este mes de mayo, el mes de nuestra revoluci�n, para decirles que por lo menos tenemos nosotros, hasta que llegue el centenario, de actuar con dignidad, con dignidad c�vica, y para poder celebrar entonces dignamente los centenarios de los centenarios. Despedida Fernando Chao (h): Vamos cerrando la reuni�n de hoy. Adem�s de agradecer a los amigos del Distrito, que nos han venido a informar sobre la Conferencia, quiero agradecer muy especialmente al Dr. Gerardo Ancarola, quien ha venido a recordarnos algunas cosas, sorprendernos con algunas otras e incitarnos para que cada uno haga lo que pueda (estoy totalmente de acuerdo con �l) para tener un bicentenario digno. Creo que el hecho de que vivamos en una ciudad que se hace con su propio esfuerzo y en la que se ven mejoras a pesar de ello, es uno de los ejemplos que tenemos que tomar para que tambi�n nosotros en lo personal tratemos de mejorar el medio y la sociedad en la que vivimos. Quiero entregarle un diploma que marca su paso por nuestra tribuna y un libro, para que viendo la arquitectura de Rosario, confirme que Rosario fue una gran ciudad y esperemos que lo vuelva a ser. A todos ustedes hasta el mi�rcoles que viene, en que tendremos al Dr. Isidoro Ru�z Moreno, quien nos hablar� sobre �El ej�rcito como instituci�n�. * Las opiniones de los disertantes son personales y no implican responsabilidad del Rotary Club de Rosario.